Mostrando entradas con la etiqueta poemas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta poemas. Mostrar todas las entradas

Aún cae la lluvia. Poema de Edith Sitwell

La entrada anterior hablamos del poema oculto de Black Sabbath titulado, Aún cae la lluvia, y el título nos lleva a acordarnos de Edith Sitwell y su famoso poema titulado de igual manera que el de los Sabbath Still falls the rain, por eso he pensado que estaría bien aprovechar y presentar este bonito y emotivo poema creado a raíz de los bombardeos alemanes al inicio de la II guerra mundial, lo que se conoce históricamente bajo el nombre de "Blitzkrieg".
Lo voy a poner en español, pero también en inglés, pues as traducciones siempre son traidoras.

Corcobado, A nadie, poesía existencial

A nadie

A nadie
dedico mi única canción,
mi voz se quiebra ante la destrucción
de mi tierra hermosa
víctima de mi error.

A nadie,
un cielo de cenizas ante mí,
el mundo ha dejado de latir,
no hay sueños, ni ucronías, ni ambiciones,
ni ilusiones, ni vivir.

Ya no quedan libélulas,
ni tampoco cascabeles,
ni briznas de tomillo,
ni aromas de mujeres,
ni flores de cerezo,
ni dolores de rosas,
ni caricias de perro,
ni diamantes en el mar.

No hay nadie,
la magia de mis manos se acabó,
¿dónde están los ángeles?,
¿dónde los cigarrillos,
el crimen y la bondad?

Estoy solo
y reniego ahora mismo de ser Dios,
en el hielo infinito del amor
me arrepiento de haber nacido
y de no poder morir.

La luna
leucocito de mi sangre,
bombilla de los suicidas,
es ahora una lágrima,
una tiniebla en mi piel.

No hay nadie,
ni almas, ni cuerpos, ni razón,
solos otra vez la muerte y yo
en esta soledad eterna,
sin interruptor de Dios.

No hay nada,
nadie va a rezarme más,
llorando mi última canción
quisiera que alguien me cuidara
y me diera calor.
Portada del disco A nadie de Javier Corcobado, se muestra al cantante cabizbajo con una mano en la cabeza sujetando un cigarrillo
Bueno, esta vez se trata de A nadie, de Javier Corcobado, nuestro poeta maldito, el trovador de las angustias humanas, el crooner atormentado, como leí en una entrevista. Pero todo esto no son más que calificativos que se inventa la gente cuando está aburrida.
Lo que he querido esta vez es presentar la letra desnuda, sin presentación, sin introducción al artista, sin nada, quería mostrar la letra del mismo modo que uno se encuentra un poema, pues sus letras en gran medida son poesías, pero nos permiten seguir viendo las pequeñas diferencias de género.
En general la canción está formada por versos libres, y aunque al principio empieza con una estructura en rima en las dos primeras estrofas, luego llega el cambio de ritmo en la canción y abandona esta estructura para no retomarla ya en el resto de la canción. En principio esto es algo que en poesía pura no debes hacer, lo de mezclar rima y no rima, pero claro, esto es una canción, y también es cierto que toda la letra desprende una desesperación importante, parece difícil pensar en otras palabras, pues la canción es Dios hablando en primera persona, arrepintiéndose de su creación, harto de sí mismo y de su eternidad:
Estoy solo
y reniego ahora mismo de ser Dios,
en el hielo infinito del amor
me arrepiento de haber nacido
y de no poder morir.
La canción comienza manifestando que la creación de la humanidad ha sido un error, error que está destruyendo una tierra hermosa. Sigue lamentándose, con un tono más elevado de la falta de ilusión en los seres humanos:
no hay sueños, ni ucronías, ni ambiciones,
ni ilusiones, ni vivir.
A continuación pasa a enumerar cosas positivas que ya no existen como las briznas de tomillo o las caricias de perro. Esta parte la canta con un tono más amable, de nostalgia, para ya después entablar el final repleto de rabia y odio. En general es una letra sencilla de comprender, sin complejas metáforas, ni sofisticados recursos literarios, tan sólo un excelente uso del lenguaje. Quizás la parte más destacada al respecto de las metáforas sería la siguiente estrofa:
La luna
leucocito de mi sangre,
bombilla de los suicidas,
es ahora una lágrima,
una tiniebla en mi piel.
Por lo demás, la grandeza del poema está en el mero hecho de utilizar a Dios hablando en primera persona para que exprese sus sentimientos más profundos. Y ése es el principal recurso con el que juega la canción, la personificación, otorgar a una entelequia capacidades humanas, mostrar su lado más oscuro y dejar abierta una pequeña puerta a la esperanza con sus dos últimos versos:
quisiera que alguien me cuidara
y me diera calor
No hay nada, la espiritualidad ha desaparecido, entendiendo espiritualidad como humanidad, el hombre se autodestruye y vive aislado de sí mismo, pero Dios sigue deseando algo del afecto que el hombre carece. Al menos es mi forma de entender la canción.

Javier Corcobado, es músico, cantante y poeta, no sé si a partes iguales, pero si que ha publicado varios libros de poemas y es bastante activo en este terreno, también ha participado en proyectos que combinan poesía con acompañamientos musicales o ilustraciones, y por supuesto ha grabado discos, llevando cerca de treinta años dando guerra.
Y tiene muchas letras interesantes, y seguramente le dedique otra entrada con sus poemas, pero será otra entrada y no una segunda parte, pero el motivo de elegir esta canción ha sido porque fue la primera que escuché de él, y fue un “quién es este tío y porque no lo había escuchado antes”, me encantó la canción, el disco, y todo él, de hecho este disco, A nadie, fue un pequeño paso hacia una mayor popularidad en su carrera.
Les dejo el videoclip oficial de esta canción para que la escuchen, merece la pena escuchar como se desgarra.

Poesía feng-shui: fuego

FUEGO

Pulsión primaria del vergel nativo,
semilla viva en cálidos parterres.
Rubor de adolescentes amapolas,
al sentir virginal de húmedos besos
que brotan a la aurora en sus abriles,
bajo el albo candor inmaculado.

Se extiende alado el árbol milenario
desplegando sus pétalos de estigmas,
rociados por esperma que a la aurora,
fluye, cual savia espesa que eyacula,
en orgasmo febril de apostasía.

Lou Reed, el fin del sueño americano

Alcantarillas de Nueva York

En homenaje a Lou Reed, el reptil de cuero negro.
Reptiles de cuero se hacinan en las alcantarillas,
la lluvia moja el humo de la ciudad sin sol,
enferma de hombres que la gangrenan;
parásitos que corren veloces a ninguna parte,
bañados por sueños químicos de una realidad deforme.
No me hables de Dios, ni de gurús, ni de profetas,
muéstrame la luz del caos que nos amamanta,
enséñame sus flácidos pechos grises y escuálidos.

Morente, Omega, y un poeta en Nueva York

Un poema puede ser cantado y una canción, poesía.
J. M. Serrat
Ni son ni tienen por qué ser poemas. Un poema puede funcionar bien como letra de canción, y una letra de canción puede tener altos valores poéticos; pero no son lo mismo.
Opinión vertida en un foro cultural de América latina por un participante del mismo.
En estas últimas entradas hemos visto artistas de rock cuyas letras tenían alto contenido poético, canciones con grandes letras llenas de figuras y recursos, pero hoy vamos a mostrar la otra cara, la adaptación musical de poemas consagrados y conocidos.

GIL DE BIEDMA, el cónsul de Sodoma

No volveré a ser joven

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan solo
las dimensiones del teatro.

Suave es la poesía, parte 2.

Vamos con la segunda parte que dedicamos al grupo de Ourense llamado Los Suaves, leyendas vivas del rock patrio que están de gira de despedida, son ya muchos años de carretera y no precísamente viajando en jets privados y hoteles de cinco estrellas.
La historia de este grupo de rock se puede sintetizar en estos cuatro versos.
Las vueltas que da la vida
el destino se burla de ti
¿dónde vas bala perdida?
¿dónde vas triste de ti?

Ofelia ahogada

Ofelia Ahogada

Rígido flota tu cuerpo,
tu gracia el tiempo paró,
náyades velan tu seno,
ortigas cubren tu lecho,
tallos tiernos blanca flor.

CHINOY Que salgan los dragones

Sobre la dicotomía poema/canción han corrido ríos de tinta, para esta primera entrada de esta sección he querido seleccionar dos opiniones en cierta medida similares y en cierta medida diferentes.
Un poema puede ser cantado y una canción, poesía.
J. M. Serrat
Ni son ni tienen por qué ser poemas. Un poema puede funcionar bien como letra de canción, y una letra de canción puede tener altos valores poéticos; pero no son lo mismo.
Opinión vertida en un foro cultural de América latina por un participante del mismo.
Me explico, en esencia ambas están viendo la misma botella, pero Serrat la ve medio llena, puede ser, mientras la otra opinión la ve medio vacía, no tiene el porqué ser lo mismo pero tampoco lo rechaza categóricamente dejando abierta la posibilidad a que una canción pueda ser considerado poema.

Vientos de cambio

Vientos de cambio

Fanfarrias suenan en el horizonte,
trompas y metales anuncian cambios,
rumores de alcoba, miedo y oprobios,
inundan un futuro atenazante.

La semilla y la oruga

Por muchos es sabido mi devoción hacia las historias oscuras y decadentes, sean poesía, o sean prosa, por eso quiero compartirles este pequeño juego en forma de poema experimental que hice dándole un toque infantil.

La semilla y la oruga

Pequeña sin forma definida y de cualquier color,
hoy soy blanca y larga, redonda y negra, en otra ocasión.
A veces alguien me descubre y me convierte en canción,
pero siempre cuando me veas sabrás bien lo qué soy yo.

La ventana del Mar

Criatura de andrógina hermosura que gobiernas la tierra, en tu seno acoges la vida y la muerte, de ti provenimos y de ti dependemos, desde mi ventana contemplo tu verde calma de rumores serenos, yo te hablo y tú me respondes con el blanco murmullo vaporoso de las olas rompiendo en la playa, chocando contra las rocas.

Compárteme, utilízame, soy tuyo.

Suscríbete y recibe un super regalo gratis.

* indicates required