Buscando beso a medianoche

Buscando un beso a medianoche

Valoración:

Esta comedia romántica es una joya del cine independiente, como así se vende, la mejor película independiente americana en años, según la revista rotten tomatoes.
portada de la película romántica Buscando un beso a medianoche
El planteamiento de esta comedia romántica es bastante simple, de hecho se podría resumir como un cruce del Kevin Smith de Clercks con menos palabrotas, y el Woody Allen de Manhattan; pero en Los Ángeles. Con esta curiosa mezcla ya tenéis la película, pero obviamente vamos a profundizar un poquito más en ella.
El argumento parte de un hecho estadístico, según el cual la noche de año nuevo las inscripciones en las webs de citas se multiplican exponencialmente. Tenemos la premisa y ahora vamos a construir los personajes.
Él, es un chico normal, guionista que se muda a Los Ángeles en busca de una oportunidad, pero que, de camino a la tierra prometida, sufre un accidente de coche en el que pierde todas sus pertenencias, incluyendo el ordenador donde guardaba su último guión, lo que lo aboca a un estado de depresión, cansado, y sin ningún interés en encontrar una pareja con la que pasar el año nuevo, considerándose un misántropo (nick utilizado en la red); bueno, quizás con la novia de su amigo y compañero de piso, el culpable de convencerlo para colgar un mensaje en una de esas páginas de contactos.
Ella, una rubia guapa, muy segura de sí misma, pero que siente cierta animadversión hacia el mundo y se siente sola tras una dolorosa ruptura.
Foto de Sara Simmons, protagonista femenina de la película buscando un beso a medianoche
Esa seguridad inicial es mostrada como una femme fatal, una devora hombres sin escrúpulos, como vemos en la escena de la quedada del bar en la que en menos de treinta segundos rechaza a dos hombres, casi antes de que empiecen a hablar. Tras varios tiras y aflojas al final llegan a un acuerdo de probar unas horas a ver que tal.
Como se ve la base es muy simple, pero es una simpleza basada en unos personajes muy bien construidos, en unos diálogos ágiles y en reflexiones trascendentales sobre el hecho de llevar preservativos en tu primera cita, o haberte depilado para la misma, lo que implica, según los personajes, que no se descarta que la cita acabe en sexo, algo que a ambos, sobre todo a ella, les resulta un punto negativo. Ambos protagonistas son personajes vivos, dinámicos, vemos como evolucionan desde su punto inicial, como se van abriendo como flores en primavera, contándose cosas de su vida, sus sentimientos, etc.
Pero, como buena ficción, necesitamos un poco más, y ese algo más lo ponen los dos secundarios, su amigo y compañero, de personalidad totalmente opuesta, con el que mantiene conversaciones a cada cual más absurda; y el otro sería la novia de su amigo, de la que está secretamente enamorado, lo que se muestra en la primera escena, la del fotomontaje, tras lo que surge otra pregunta trascendente: si pillas a tu amigo masturbándose con un fotomontaje de la cara de tu novia sobre una actriz porno desnuda, ¿te sentirías halagado o, por el contrario, te ofenderías? Obviamente, la respuesta es importante, pero no puedo desvelar más, pese a que todo es relativamente previsible, pues es una historia de amor, pero ya entramos en momentos clave. Ambos secundarios, también son dinámicos y los ves evolucionar, ves su salida al principio y su meta al final del film, siendo los generadores de tensión dentro de la historia, aportando las subtramas que complican un poco lo que en principio parecía simple, y eso es algo que me resulta muy meritorio, pues estás siendo original ofreciendo más de lo mismo.
fotograma con vistas exteriores de la película Buscando beso a medianoche
En definitiva, se trata de una obra no conocida para las grandes masas, una cinta de cine romántico nada empalagosa, fresca, con cierto aíre juvenil, enfocada desde un punto de vista curioso, con unos personajes bien currados con los que es fácil identificarse, y unas vistas de L.A. en blanco y negro que, como he dicho al principio, son puro homenaje al Manhattan de Woody Allen. En la versión en DVD es posible hallarla en doble DVD, con extras chulos, pero, sobre todo, con la posibilidad de verla en color, cosa que desaconsejo con rotundidad, firmeza, y con lo que haga falta, pues nos estamos cargando uno de los encantos de la película. Personalmente me la he encontrado en cajones de saldo, inundada entre truños infumables, al módico precio de un euro, por lo que si os veis en tesitura similar no dudéis en comprarla, si luego no os gusta os devuelvo el dinero :-).

4 comentarios:

  1. Cuando vi esta película, hace ya 3 o 4 años, me impactó la historia de amor con cierto gusto amargo pero, al mismo tiempo, tan grandiosa. Una joya que hay que ver, sin duda. No deja indiferente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Joan, disculpa que haya tardado un mes en contestar, pero es que se me olvidó.
      Yo creo que es difícil que no te guste, pues tiene de todo, y sobre todo el toquecillo gamberro de la primera parte es muy divertido, luego va entrando en derroteros más tranquilos y conocidos pero sin perder nunca la frescura.
      He estado viendo alguna lista de las mejores pelis románticas y la verdad es que no aparece en ninguna, en cambio tenemos que soportar a Titanic como obra magna del romanticismo.

      Eliminar
  2. Muchas gracias, Poeta. Interesante y buen análisis. La veré, ahora tengo la curiosidad. Saludos. Estupendo blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Balbina por comentar y gracias por lo que me toca, muchas veces cuesta ponerse.
      He aprovechado tu comentario para revisar a entrada y limpiarle algunas impurezas, defectillos, pequeños fallitos, o expresiones que no me gustaban.
      Si tienes oportunidad vela , la peli lo merece. Y si lo haces no dudes en volver y decirme que te ha parecido.

      Un abrazo grande.

      Eliminar

Compárteme, utilízame, soy tuyo.

Suscríbete y recibe un super regalo gratis.

* indicates required