Un piano para Billie

Un piano para Billie

Ven mi Lady, ven al piano a sentarte junto a mí
La silla es grande y yo me echaré a un lado,
Cantemos esa canción de cuando éramos niños,
¿Te acuerdas? Esa que cantaba Bessie Smith
Con su voz descosida.
“After you’ve gone”.
Bajo aquellas notas te besé la primera vez,
En ese club de niñatos blancos estirados,
Yo te ofrecí mi mano y te saqué a bailar,
Al día siguiente tú me dijiste que odiabas el jazz,
Pero no me importó, yo te seguí llevando a aquel club,
Porque sabía que, en el fondo, eso te encantaba.
Ya ves mi Lady, ha pasado ya mucho tiempo,
Ya no somos aquellos dos adolescentes,
Enamorados de la luna de New Orleans,
Yo estoy más gordo y el pelo se me ha caído,
Aunque tú te mantienes casi igual,
Apenas unas arrugas se vislumbran cerca de tus ojos,
El tiempo parece no afectarte.
Escucha esto mi Lady, ¿lo recuerdas?
Sí, así es querida, Duke lo compuso para nuestra boda,
Nadie acariciaba el piano como él,
Sus dedos exudaban todo el swing de Nueva York,
Sí, fue un gran día, tú y yo bailando juntos, agarrados,
La sala nos hizo un círculo y nos miraban felices, nos envidiaban.
Aquellos fueron tiempos duros, pero salimos adelante.
Ese día te susurré al oído que deseaba ser escritor,
Y mírame ahora, dejé de beber, por lo demás,
Sigo siendo el mismo músico de jazz que era entonces,
Nunca terminé aquella novela, no importa,
No quiero aburrirte con historias de fracasos, tan solo,
Deja que toque para ti, déjame escuchar tu voz,
Cántame como lo hacías cuando éramos jóvenes,
Necesito escuchar la calidez de tu voz triste,
Para volver a emocionar a este viejo corazón abandonado.
Que más da que lo nuestro no funcionase,
Solo necesito una canción,
Canta sobre las notas del piano,
Celebremos que el destino nos ha vuelto a juntar,
Gracias a Dios los tiempos han cambiado,
Celebremos que los árboles jamás volverán,
A dar frutos extraños.
Vamos mi Lady, cantemos una vez más.
fotografía de Billie Holiday
Este poema fue compuesto hace unos meses, está escrito de una forma que seguramente le deba mucho al Famous blue raincoat de Leonard Cohen, una canción escrita en forma epistolar, en la que se habla de un triángulo amoroso aunque no queda claro quien es quien en la historia, pero eso se escapa al tema de esta entrada y será tratado a su debido tiempo. Esto no es un triángulo ni es directamente en forma epistolar, pero sí es, al igual que la canción, una especie de evocación, un pasado en el presente, una situación puntual que te hace recordar un momento anterior en el tiempo. Pero si aprovecho la coyuntura Coheniana para dejar un enlace para que los nuevos visitantes o los más curiosos puedan leer el poema que escribí sobre el maestro hace un par de meses Poema para un viejo trovador.
En el poema se nombra una canción, After you've gone' se trata de una canción que posteriormente se convirtió en un estándar del jazz, aquí la canta Bessie Smith, una de las reinas del blues y transición hacia el jazz.
Supongo que no hará falta decir que se trata de un homenaje a la gran Billie Holiday, que curiosamente nació un siete de abril (prometo que ha sido casualidad). Y hablar de Billie es hablar de una leyenda del jazz, pues su timbre era de una belleza sin igual, y te tranmitía toda esa emoción que albergaba su cuerpo. Por eso no sería justo terminar una entrada poética homenaje a Billie sin un vídeo de Billie, y cual mejor que este Strange fruit, un alegato antirracista que en palabras de la propia Billie Es una canción útil para distinguir a las personas íntegras de los carcamales y cretinos.
Árboles sureños cargan extraños frutos,
Sangre en las hojas, y sangre en la raíz,
Cuerpos negros se balancean a la brisa sureña
Extraños frutos penden de los álamos.
El vídeo no de la mejor calidad, pero ver a la propia Billie cantar merece la pena perder un poquito en otros aspectos.

3 comentarios:

  1. Bueno, iba acostarme cuando vi la notificación, a quien me has recordado es a mi idolo de todos los tiempos, ya sabes, Bukowski, es buenisimo, lo voy a compartir en la factoría mañana en la noche. Por que es tán guapo que no quiero que tanto corazon se pierda en la noche, es cierto, hoy cumpliria nuestra diva 100 años, es un poema como me gusta, diferente y con marcado estilo y sabes que no digo por cumplir, hay que difundirlo uno esta harto de poesia boba y de te quiero bajo la luna llena y que bonita eres, esto esta cañón, al menos bajo mi punto de vista acostumbrado a los grandes poetas, ya sabes, el estilo es importante, aunque a veces la peña no sea capaz de entender por donde van los tiros, no lo cambies, eso ni lo sueñes. Good Night. 

    ResponderEliminar
  2. Tremendo homenaje que le haces a esa grande del jazz, su voz tan triste, tan llena del dolor y el sufrimiento, es hermosisíma. Y tu poema, que decir, bello, felicidades Poeta.
    Abrazos!
    PD: Ya tengo el relato del chico del cine viendo El resplandor, uno de estos días lo subo al blog :))))

    ResponderEliminar
  3. Aunque extenso, es un poema sencillo y elegante, para nada rebuscado, es un poema como a mi me gusta.
    Es precioso, no lo conocía, poeta.
    Gracias por tu visita a mi bloc, y por comentar, lo agradezco de corazón, pero me has dejado pensativa, cuando me dices que no firme nada antes de leer...lo decías por algo que se escapa de mi mano?.quitaré las mariposas porque a mi tampoco me terminan de gustar, como que agobian.
    Un abrazo de buenas noches, poeta.

    ResponderEliminar

Compárteme, utilízame, soy tuyo.

Suscríbete y recibe un super regalo gratis.

* indicates required